Se recuerda el 80° aniversario de la firma de la Paz del Chaco

Este año se recuerda el 80° aniversario de la firma de la Paz del Chaco. Este evento trascendental para la historia del país puso fin a tres años de conflicto en uno de los peores terrenos posibles por su aridez e inhospitalidad.

soldados-paraguayos-en-la-guerra-del-chaco-_655_464_176717

Soldados paraguayos en la Guerra del Chaco.

Un conflicto que nunca se cerró dio origen a la única guerra por la que atravesó Paraguay en el siglo XX. Bolivia quería hacerse con casi toda la extensa región del Chaco paraguayo y, con un avance primero tímido y luego evidente, fue ocupando terreno desde mediados de los años 20 del siglo pasado.

Habían pasado 62 años desde que nuestro país puso punto final a la Guerra del a Triple Alianza y otro conflicto estaba en ciernes. La guerra con Bolivia era inevitable. Del lado boliviano, aparecía Hans Kundt, un militar que había participado en la Primera Guerra Mundial luchando por Alemania. Kundt era un mercenario al servicio del gobierno boliviano.

Del lado paraguayo, como jefe de Estado Mayor de Ejército estaba José Félix Estigarribia, el mejor estratega militar del país, capacitado en el exterior y experto en técnicas de guerra.

Tras el inicio de la Guerra del Chaco en 1932, pasaron tres años de dolor y penurias entre ambos países. Hubo más bajas y prisioneros de guerra entre los bolivianos, pero en Paraguay también se sentía el golpe del conflicto.

La Guerra recién se declaró el 10 de mayo de 1933, pero era una formalidad. Sucedió en un momento clave, cuando los Estados Unidos intervinieron y propusieron términos que no agradaban al Paraguay, pues implicaba la cesión de mucho terreno. La declaración de Paraguay obligó a los países cercanos a nuestro país a dejar de ser neutrales y trajo la guerra a toda Sudamérica.

Antes, el 2 de febrero de 1933, Argentina y Chile habían propuesto una solución que fue aceptada por Paraguay pero rechazada por Bolivia.

DOS AÑOS MÁS
En mayo de 1935 se realizó otro intento de llegar a un acuerdo para encontrar el cese al fuego entre ambas partes. Las fuerzas bolivianas ya estaban alicaídas en lo anímico y también en cuanto a los armamentos.

El 11 de mayo se constituyó en Buenos Aires el grupo mediador en busca de la paz, con representantes de Argentina, Estados Unidos, Brasil, Chile, Perú y Uruguay. El 26 de mayo, se incorporaron al grupo los cancilleres de Paraguay, Luis A. Riart, y de Bolivia, Tomás A. Elío. También intervino el presidente brasileño Getulio Vargas. El 9 de junio se llegó a un acuerdo completo.

El 12 de junio, las arduas negociaciones llevaron a la firma del Protocolo de Paz, que puso fin a las hostilidades, por un acuerdo directo o arbitraje de las diferencias que habían llevado a los dos países a la guerra.

Al mediodía de ese día, Luis Alberto Riart, por el lado paraguayo, y Tomás M. Elío, por el boliviano, junto con los negociadores Carlos Saavedra Lamas (canciller argentino); José Carlos de Macedo Soares (canciller brasileño); José Bonifacio de Andrada (embajador brasileño); Luis Alberto Cariola (embajador chileno); F. Nieto de Río (delegado especial chileno) Alexander W. Weddell y Hugo Gobson (embajadores norteamericanos); Felipe Barreda Laos (embajador peruano) y Eugenio Martínez Thedy (embajador uruguayo), concertaron el cese de las hostilidades entre el Paraguay y Bolivia.

El Protocolo de Paz fue aprobado por Paraguay el 20 de junio de 1935, y por Bolivia, al día siguiente. En dicha ocasión, se contempló además, la búsqueda de solución a los problemas que acarreaban al Paraguay y Bolivia su situación mediterránea.

El 14 de junio cesó definitivamente el fuego en todo el frente y una comisión militar neutral se trasladó al Chaco para demarcar las posiciones.

La Conferencia de Paz se inauguró en Buenos Aires el 1 de julio de 1935, con la participación de Argentina, Estados Unidos, Brasil, Chile, Perú y Uruguay. En la reunión, la delegación paraguaya, presidida por Gerónimo Zubizarreta, se negó a ceder el territorio chaqueño a Bolivia.

Argentina y Brasil, que tenían preponderancia en la mediación, estaban de acuerdo en impedir que el Paraguay se llevara todos los triunfos de su victoria. La conferencia decidió no reconocer al Paraguay como vencedor y el 15 de agosto formuló una propuesta de arreglo que incluía la cesión de Bolivia de una parte del río Paraguay y cerca de la mitad del Chaco recuperado por las armas paraguayas. La propuesta fue rechazada con indignación por parte de los paraguayos.

La Conferencia dejó de lado el tema y pasó a considerar los problemas de la repatriación de prisioneros bolivianos. El Paraguay tenía derecho de retenerlos hasta la firma definitiva de paz, pero decidió liberarlos el 21 de enero de 1936, previo pago de una indemnización en concepto de manutención. Luego, la conferencia entró en receso hasta 1938.

Fuente abc color
Publicado por el Ing. Domingo Cabañas
Seguinos en Facebook Grupo Abierto Paraguay Noticias Online y Prensa Digital Paraguaya